Las ciudades medievales

16 febrero 2011

 
Las ciudades durante la Edad Media sufrieron un proceso de transformación importante. Así se evidencia que los antiguos núcleos urbanos abandonados tras los primeros siglos de las invasiones bárbaras, van recuperando progresivamente sus habitantes a lo largo del periodo correspondiente a los siglos XII-XIV.

Las ciudades se convierten ahora en dinámicos centros económicos, gracias a la llegada de numerosos artesanos, comerciantes y humildes campesinos que abandonan sus tierras animados por las mayores oportunidades de trabajo que había en ellos. Aparece así un nuevo grupo social conocido como burguesía. 
Estos hombres y mujeres ya no se dedican al cultivo de las tierras ni están sometidos a la presión de los señores feudales. Ahora son pequeños artesanos, mercaderes y grandes comerciales, muchos de ellos empresarios, que ven aumentar sus riquezas gracias al desarrollo del comercio, sobre todo marítimo.
La burguesía es por tanto un grupo social "libre" por primera vez en la historia, que no dependían de ningún señor feudal ni estaban obligados a trabajar para el estamento privilegiado. 
Son ellos los que viven en las nuevas ciudades que fueron surgiendo por toda Europa muchas de ellas convertidas en centros políticos y culturales destacados como fue el caso de París o Londres.
Estas ciudades medievales eran muy variadas, tanto o más que las actuales, pero en ellas encontramos algunos elementos comunes que las definen:

Muralla de Ávila
Ayuntamiento de Bruselas


Lonja de Barcelona

Calle de Vannes
  • Todas ellas se protegían con murallas de piedra cuyas puertas de acceso cerraban por la noche.
  • En su interior, las viviendas se apiñaban en calles sucias,estrechas y mal ventiladas. Las casas eran altas y de fachadas estrechas
  • El centro de la ciudad suele estar presidido por el ayuntamiento. Era el núcleo del poder civil donde se guardaban los símbolos de la ciudad como: el sello, el escudo de armas, los archivos de su fundación y el tesoro.
  • Junto a éste y en la plaza principal, suele encontrarse la catedral que era el núcleo del poder religioso.
  • Además existen barrios extramuros es decir, fuera de la muralla, creados cuando la ciudad se desbordaba con la llegada masiva de población.
  • Hay barrios gremiales donde los artesanos se agrupaban según oficios: herreros, carpinteros, etc. Curiosamente, muchos de estos barrios siguen manteniendo estos nombres en la actualidad.
  • El barrio judío o ghetto, se diferenciaba del resto de la ciudad. En ellos los judíos debían llevar un distintivo (gorrete rojo) y las puertas del barrio se cerraban por la noche.
En algunas grandes ciudades comerciales se contruyeron  lonjas (mercados cubiertos) y palacios urbanos donde residían los grandes mercaderes. En la mayoría había hospitales, escuelas, hospederías para los peregrinos y enfermos, etc.

Sin embargo, el rasgo común a todas ellas era la escasa higiene de sus calles. La proliferación de pulgas y ratas atraídas por los desperdicios que se iban acumulando las convirtieron en focos de enfermedades como el cólera, el tifus o la temida peste. Todas ellas hicieron estragos entre la población europea durante gran parte de la Edad Media, como sucedió con la peste de 1348 conocida como la Peste Negra, en la que se calcula murieron 25 millones de personas en el continente.
Además los incendios era frecuentes debido a la utilización de vigas de madera en las viviendas, este hecho y la cercanía de las casas aumentaba el peligro de ser afectado por el fuego.  
En éste video, podrás aprender algo más sobre ellas


   
 (www.artehistoria.com)




3 Comentarios:

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba